caja negra



mensajes anteriores


Pitas.com
bitacoras.net

nadakedecir*

korochi industrias

Antiblog

la mentira

neurosis total

sonrisa de tequila

eckell.com

mariano gistaín


mensajes
a caja negra

 


martes 28 de mayo 2002 -


Si está vivo existe

En plena confusión de una adolescencia tardía que me hizo dudar si yo era capaz
de afrontar esta rara profesión de artista apareció en mi hoja en blanco
después de haberla enchastrado un poco una señora o señorita no sé.
Eran unas pocas manchas apenas articuladas pero me dieron permiso de seguir adelante.
Algunos colores más me llevaron a dialogar con ella.
A esto se sumó luego una masa azul plena que dejó solo al descubierto
un pequeño rectángulo en el ángulo superior derecho. Ajá! Una pecera me dije.

Unas manchitas rojas en él. Me habrán evocado a Matisse? Ya no recuerdo.

Lo siguiente fue bien raro en mi que había tirado todo lo producido en los anteriores
quince años.
Enmarqué a la señora en cuestión y la colgué frente a mi cama en mi dormitorio
que en ese momento estaba situado en una casa prestada en permanente
construcción detenida por falta de fondos.
De esa manera pude establecer muy agradables charlas con ella cada mañana
al despertarme.
Un día no podían creerlo mis ojos: mi interlocutora ya no era la misma.
Claro, yo tampoco. Pero eso no bastaba como explicación. Vi azorada que tenía barba.
Una chica tan exuberante!.
Pensé que era parte de un sueño. No tenía sentido.
Cuando finalmente me atreví a acercarme, se confirmó mi percepción.
La humedad había traspasado el cartón, el papel, la pintura y formaba pelos
alrededor de la boca y en la parte inferior de la cara.

Eso es!!!! pensé. Lo que me importa de una obra es que tenga vida.

Me acordé de esto recién. Me disponía a hablar de un grato encuentro
con Marguerite Yourcenar.
Contra mis costumbres prendí el televisor a las dos de la mañana y la capturé
en una entrevista. Hablaba de Adriano de tal manera que se sentía su presencia.
No se trataba de un personaje, de una ficción.
Lo mismo que había sentido al internarme de su mano en la vida de él
hace más de veinte años cuando leí Memorias de Adriano.
Estaba tan vivo como hoy.

No hay frontera entre la realidad y la ficción.


domingo, 26 de mayo 2002 -


Pinturas son puentes

Pinturas son puentes con otros que transitan este mundo,
tal vez también otros.
Eso es todo. Nada es porque si, ni está dado.
No hay forma de cruzar un puente que no existe ya para uno.
Como llegar a una zona desconocida si uno no está ya allí de alguna manera.
Si uno no ve ni quiere ver. Un atisbo aunque más no sea.
Imposible transmitir algo que no está ya vivo en el otro.

Parece estar como posibilidad en todos.
Esos casos en que hay tanta distancia? Otros tiempos, caminos diferentes
Ver de lejos puede ser protegerse.
Porqué necesitar guías que expliquen lo que ya está ahí.
Explican lo inexplicable. Confunden enturbian, dan pistas falsas.
El que explica parece saber.
Porqué depositar el poder? Otro sabe otro dirige.
Decirle a otro qué debe sentir qué debe ver.
Hay complicidad en ello, se está a salvo. De qué?

Quien quiere una pista?
Que se necesita para abordar una obra? Espíritu de aventura.
Arrojo, independencia, sobre todo necesidad.
Una obra es un buen interlocutor, un amigo. Tiene vida propia es manuable.
Puedo zambullirme en ella apropiarme, jugar.
Cuando me piden explicaciones me pregunto de que huyen.

Cuanto más oscuro y críptico parece resultar en apariencia
más crecen mis sospechas de que hay otra intención.
No se quiere avanzar en esa dirección.
Temores. Todo remite a la experiencia de cada uno.
No somos tan distintos los seres humanos.
Es cierto que si algunos sectores están bajo llave
no voy a poder transitar libremente.

Vagabundear. Una deriva y confianza en que no me pierdo. Me encuentro.
Eso que me sacude que me emociona es el encuentro.
Nada nunca está demás. Perderse en interminables laberintos y sufrir por ello.
Qué nos queremos ahorrar?
Tal vez si no cerramos las puertas lo sabemos.
Está todo ahí frente a mi, como para cada uno.


jueves,mayo 16, 2002 - 02:38 p.m.


Cuatro ojos es poco

Una alarma, cuatro ojos más vigilancia permanente.
Su nombre se va transformando.
Hay algo fuera de control.

Di aviso apenas vi la falta.
A nadie pareció importarle el incidente, ni a la propia damnificada.

Tal vez todas esas pisadas sobre la instalación digital....
Parece poco comprensible que a alguien se le ocurra caminar por encima
de algo luminoso y en movimiento.
Yo misma lo vi con mis propios ojos el día de la inauguración.

El hecho de que nadie pudiera limpiar durante días esa huellas...
.o no eran las mismas?
Se repetirían esos tránsitos en la oscuridad?
No solo en el círculo situado en medio de la sala sino sobre la tarima
que sustenta la silla. También la silla presenta rastros. Ya no es tan blanca.
Inclusive sobre la pared a la entrada hay marcas. De quien?
Tal vez alguien se esconda detrás de un panel justo antes de la hora de cierre.

O será alguna interna?
Los guardias juran que no han visto a nadie.
La sala es muy grande los créditos están sobre una columna
en una zona muy visible.

Una o, una i, una r
Alguien cada día se lleva una letra.
En unos días habrán borrado su nombre.

No es un crimen pero si un misterio.
Y yo soy la próxima de la lista.




lunes, mayo 13, 2002 - 01:20 a.m.




Estábamos parados en la mitad de la sala y la señora de la vigilancia
me pregunta por el cuadro blanco.
“Pensé que no le había alcanzado el tiempo y que lo iba a pintar aquí.”...
Entró un grupo de gente que llamó mi atención.
Mientras la señora seguía hablando seguí con la mirada
sus evoluciones por la sala. Dieron toda la vuelta .
Unos se quedaron largo rato mirando la pared de azulejos,
otros desaparecieron de mi visual.
Había algo en ellos que me resultaba familiar pero nunca los había visto.
No podía quitarles el ojo de encima.
La encargada seguía hablando yo ya no la escuchaba.
Aparecieron de repente y en semicírculo frente a mi. Alguien dijo: somos parientes.
Nos miramos. Sonreímos.
“Yo soy Adolfo, me olvidé de ir al aeropuerto.” “Se fue con los chicos a la playa,”
agregó su señora.
Eso pensé cuando llegué a Carrasco hace cuatro años y no vi a nadie.
No sabía tampoco como lo iba a reconocer así que pasó un rato
antes de que buscara un teléfono. No había nadie ni nunca supe nada más.
Habíamos quedado en encontrarnos en una escala antes de mi vuelo.

Recuperar un pedazo de mi historia. que había quedado en blanco.
“Alguien nos dijo que teníamos una parienta pintora y que cotiza.”...
Cuando se empezaron a presentar me di cuenta que algunos de esos primos
tan amistosos eran del bando enemigo.
Sería realmente así? Me resulta imposible saber cuales, tampoco porqué.

La pasión de mi madre por defender una herencia imposible
en litigio durante años cuando yo era chica me aburría. Me resultaba incomprensible.

Habían salido de la historia, barridos sin dejar rastros
junto a una tía que yo quería mucho.
Sonreíamos contentos.
Compartimos un buen rato simplemente como retomando una charla interrumpida.
Cuándo?


...


Estoy exponiendo
en el Centro Cultural Recoleta, Sala Cronopios,
Junín 1930 Buenos Aires, hasta el 17 de junio 2002,
todos los días menos los lunes, que está cerrado.
El horario es de martes a viernes de 14 a 21 hs
y los sábados, domingos y feriados de 9 a 21 hs.
Trato de estar en la muestra diariamente de 19 a 21 hs.
Me encantaría que me acompañen
Saludos para todos
Ana




<< # .::bitácoras ¿? >>