caja negra



mensajes anteriores


Pitas.com
bitacoras.net

nadakedecir*

korochi industrias

Antiblog

la mentira

neurosis total

sonrisa de tequila

eckell.com

mariano gistaín


mensajes
a caja negra

 


lunes 11 de noviembre 2002 - 12:19 a.m.



En ese viaje en colectivo mientras veía pasar las ventanas

apareció más nítida que el paisaje urbano, las luces y los brillos
que distraen de la miseria, la Chola en su cajón.
No estuve ni la vi aunque sé que murió hace muchos años,
era una de las mejores amigas de mi madre con el mismo
estilo distante que ella.
La veía a veces pero salvo una anécdota que concernía
a mi infancia que contó una vez en la mesa familiar
mientras almorzábamos y que soltó con total falta de conciencia
de la conmoción que podía causar en mi no recuerdo
haber tenido ningún contacto.
Cómo puede irrumpir así? Qué hace aquí?

La realidad de la imagen y su forma de inundar la atención
de mi mente me llevó a decirle a José como si siguiera el hilo
de una conversación:
-Ese es el tema, por eso tanta historia con la muerte,
alguien de golpe no está.
Alguien que hasta ese momento existía para sí y para los demás,
de una presencia imperiosa para los más cercanos
es puesto en un cajón y fue.
Y así como así aparece en la mente de cualquiera
en cualquier momento.
Sigue existiendo no porque lo llamen si no porque todo aquel
que haya tenido alguna relación ha capturado, y lleva a su pesar,
como una carga cierta cantidad de imágenes y sentimientos
correspondientes a ese ser o ligados misteriosamente a él.
No existe no tener afectos, aunque duelan.
Cómo defenderse de la presión de esa presencia?


A continuación con la intensidad de algo que tiene
existencia veo mi vida,
esa que llevo desde hace tanto tiempo, como una sucesión de imágenes
con cierto grado de fijeza. Fotos en las que se van yuxtaponiendo
todos los yo que fui dejando atrás.
Cada una con independencia de las demás.
Se me impuso como una certeza la sensación de que no tenemos
más que ese instante,que estamos hechos de esas sucesión
de momentos acumulados que laboriosamente enhebramos
para que parezcan tener continuidad.
Tienen un nombre, una historia, una cara, un cuerpo.
Todo esto con naturalidad lejos de cualquier especulación
como si conociéramos el libreto de memoria.
Otra no hay.

Esa sensación de que la tarea central que nos ocupa no es otra
que la de juntar los pedazos le da un tono a la vida
que tiñe toda la producción y da forma a lo producido.
Da un sentido a lo que percibo dentro y afuera.
Articular todas las tomas de la película.
Reconocer sintetizar comunicar. Abandonar una y otra vez.

Quién quiere arrastrar la carga de todo eso que ya fue.
Es difícil reconocerse en cada una de esas imágenes
que me quieren engañar gritándome esa soy yo.
Quiero despedirme cada día.
Cada vez una nueva foto, me descarga, me deja libre.
Cuando olvido esto que irrumpe de muchas formas
en la trama espesa de lo cotidiano,
cuando confundo esa maraña de versiones con la realidad
se complica todo irremisiblemente.




Volviendo de un sueño que corrobora todo esto traigo todavía
el frío en la cara y la ropa mojada.
Me sumergí por recorrer esa casa, esa isla que visité siendo mía
y ajena bajo agua con el río arrastrando sus bordes abriendo canales
que diezmaban el espacio útil del taller.
Una escalera de acceso ínfima, frágil, interceptada por vidrios cortantes
sujetos con bisagras que el viento agitaba.
Ascenso con cualidad de ruleta rusa.
Reconocer un espacio verlo propio, ajeno, habitado por otro
que ya no existe en mi vida y que tampoco un calco de lo que era.
Exploro ese terreno sin importarme estar hasta la cintura en el agua,
caminar así sin sentir el frío ( de la muerte).Veo los árboles antes altísimos
amputados, queda poco y duele.
También un lago que se formó por la creciente y las nuevas especies
a las que dio lugar la poda.
Ya no queda lugar para las mesas del taller, están a punto
de ser arrastradas por el agua.
Adentro pasillos húmedos los cuadros de GP que ahora pinta algo
parecido a lo que yo dejé pero resuelto con tecnología.
Me enojo porque pisotea algunos cuadros míos que quedaron ahí.
Pienso en volver a mi casa la que no es ésta.



<< # .::bitácoras ¿? >>