caja negra



mensajes anteriores


Pitas.com
bitacoras.net

nadakedecir*

korochi industrias

Antiblog

la mentira

neurosis total

sonrisa de tequila

eckell.com

mariano gistaín


mensajes
a caja negra

 


martes 12 de noviembre 2002 - 07:11 p.m.



Todavía no

No sé si tengo tantas ganas de escribir como de liberarme
de todos esos papelitos garabateados que guardo por si me falla la memoria.
Sé que es inútil.
Como una trituradora mi cabeza absorbe todo y lo vuelve a escupir
con prescindencia de mi voluntad.
Jamás recuerdo los nombres de la gente que debería presentar
en una situación social y soy incapaz de recordar hasta el chiste más simple.
El problema es que me cuesta descifrar mi letra,
en parte porque aquí y allá una gota de agua, mate o café
hacen desaparecer algunos de los caracteres dejando manchas
que me resultan mucho más atractivas.
Lo más cierto es quedar en blanco.
...

Me pregunto por la realidad de las imágenes
que quién emite?
su procedencia, su cualidad, su poder.
Vienen, van irrumpen en los sueños.
Se nos pegan.
Reaparecen bajo mil formas distintas
se metamorfosean se desplazan. Nos engañan con disfraces.
Las pulimos trabajosamente con la esperanza
de que cambien
las roemos hasta hacerlas desaparecer, si eso existe.
Esas indelebles impresiones iniciales.
...

Subimos por unas escaleras hasta lo alto del edificio.
Al bajar, no antes, la transparencia de la escalera de hierro,
su liviandad trajo al presente el vértigo que sentí en lo alto de Machu Pichu
y frente a la familiaridad del guía.
Su cuerpo se recortaba sobre el vacío sin ninguna protección
como si simplemente recitara su discurso parado sobre un banquito,
vuelvo a sentir al contarlo el espanto en mi plexo
y mi negativa a bajar por esa escalera que allá resolví arrastrándome
de escalón en escalón y aquí ensayé borrar el peligro
concentrándome en un imaginario punto fijo.
...

Cuando le pedí leer lo suyo me contestó
- No, no sé estoy atrancado, no me gusta lo que escribí.
Como a mi misma le contesté:
- Tomátelo con calma que no significa nada.
...

Salir a la calle
ver la miseria a mi alrededor, y todo pasa a segundo plano.
Legiones de personas grandes chicos mujeres hombres
familias enteras revolviendo la basura.
Qué fortaleza espiritual desarrollan estas personas.
Agradezco que tengan la templanza de hacer ese trabajo.
Me pregunto cuánto falta para cruzar ese umbral
y salir en medio de la desesperación.
...

En esa feria había mucha gente pero nadie compraba.
Nos encontramos otra vez con ese personaje y dijo:
- Hay un gran auge de la vida cultural.
- En qué lo notás?
- Hay mucho movimiento.
- Es por la desesperación.
Sospeché de su sinceridad. Sus vanos esfuerzos por ocultar los tics
le borroneaban la cara.
Nunca puedo recordar de dónde lo conocía.
Creo que su insistencia en tratarme con familiaridad es para confundirme.
...

- Eso que hace esa artista no puede ser!
- Vomitó su cerebro.
...

- Nunca me propuse ser buena.
...

Le ofrecí la pieza más deseada.
- Con tantos hijos jamás la probé, dijo.
El no asocia la vida marital con una pata de pollo.
La ofrendó siempre.
En el vacío de la soledad que le duró casi nada,
solía comerse un ave entera sumido en el dolor.


<< # .::bitácoras ¿? >>