caja negra



publicaciones anteriores

mensajes
a caja negra


eckell.com

nadakedecir*
korochi industrias
Antiblog
la mentira
neurosis total
sonrisa de tequila
mariano gistaín
banca blanca
perturbatronics
La Mágica Web
cartucho
felisa me muero
antes muerta que sencilla
(mente en...) blaNco
La Hormiga ReMolona
el ciprés en el patio
blip
avioncitos de papel
KaosCity
Itzapapalotl
cuentosde100palabras
pitas.com
bitacoras.net


domingo 9 de noviembre de 2002 - 02:48 p.m.



Quién es el guionista de mis sueños pensó mientras recorría la casa.
En contraste con el ruido de la calle solo se escuchaban sus pasos.
Subió la escalera tanteando en la penumbra tratando de reconocer el espacio
en el que transcurrirían sus próximos años.
Porqué se preguntaba si esto es todo lo que nunca quise.

Escuchó que en otra habitación discutían por el contrato.
Lo había acompañado un amigo para asesorarlo y se encontraba
con que su marido ya había cerrado el trato.
Había comprado la casa sin saber que estaba habitada.

Una sensación que no podía definir se le pegó como la
humedad que flotaba en los ambientes.
Le llamó la atención una interrupción en la trama del empapelado,
una pared construida a destiempo cortaba el paso. Deslizó las manos
por la superficie encontró un hueco que parecía una ventana ciega.
Se abría a otro espacio, la misma casa y al mismo tiempo otra. Luz voces colores.
Se veía un patio que no era tal, un techo hacía las veces de terraza.
Una habitación tras otra en cada una muchas personas ropa colgada chicos gritando.

Nadie advirtió su presencia.
Mas allá en el corazón de la manzana asomaba un ciprés atrás se veía
una casa grande, gente que no pertenecía a esa historia.
Quiso escapar pero cómo volver si no sabía donde estaba?
Cuál era la calle? No estaba señalizada los números de las casas incluían
lo que parecía el nombre pero cada uno era diferente.

Entonces vio que se puede entrar a una casa por la puerta, por la ventana
o por un sueño y que lo que uno encuentra se parece mucho a algo
que siempre estuvo ahí.
Tuvo la certeza de que comprar una casa con la gente adentro
era como entrar en un cuerpo al nacer y darse cuenta mucho después
que en la misma operación había adquirido un lugar una casa un grupo de personas
una cara una historia.
Todo un cuadro imposible de digerir antes de transcurrir cincuenta años.



...



lunes 13 de octubre de 2003 - 03:33 p.m.



Luz sobre objetos inexistentes
Acentuar la sombra
Hacer contacto

Luz sobre objetos preexistentes
Discontinuar la trama
Escuchar en la oscuridad

Luz sobre escenas cautivas
Suspender las palabras
Disolver las formas
No acentuar

Asumir la vida como una imposibilidad transitoria






imagen



<< # .::bitácoras ¿? >>