caja negra



publicaciones anteriores

mensajes
a caja negra


eckell.com

nadakedecir*
korochi industrias
Antiblog
la mentira
neurosis total
sonrisa de tequila
mariano gistaín
banca blanca
perturbatronics
La Mágica Web
cartucho
felisa me muero
antes muerta que sencilla
(mente en...) blaNco
La Hormiga ReMolona
el ciprés en el patio
blip
avioncitos de papel
KaosCity
Itzapapalotl
cuentosde100palabras
pitas.com
bitacoras.net


martes 13 de mayo de 2003 - 01:11 a.m.



Estaba disponible para sumergirme.
Me preparé horizontal adelantándome al placer de despegar. Me inundó un remolino de pensamientos de esos en que no creo pero que me asaltan de vez en cuando sin preguntar si quiero. Les puse un no pero costó alejarlos.
Acudió en mi ayuda una oleada de calor que me hizo pensar en el posible trabajo de los ángeles.
Como tantas veces en que siento que alguien en algún lugar está conectando pero no quería saber quien, es algo más allá.
Una energía cálida, luminosa. Me dormí.

...

Me pidió que la acompañe. Las bibliotecarias ya la conocían, le proveyeron el material que buscaba, contestaron sus preguntas.
Me llamó la atención su interés por averiguar como pasarse de la facultad al polimodal.
Otra vez el colegio?

Voces afuera, una multitud desparramada en el campo mirando el cielo.
Como una nube plomiza bajaba un caballo alado. Empecé a flotar.
Mientras iba a su encuentro se transformó en una cabra, tenía una cualidad diferente, el gris plata había bajado, se había densificado en una masa compacta casi cuadrada.
Me acerqué lo abracé. Se disolvió.

Al subir al avión lo encuentro mucho más estrecho de lo habitual.
El piloto una señora conocida.
Sentí de inmediato que habría interferencias. A poco de decolar ya se manifestaron las primeras señales. Intentaron un aterrizaje de emergencia.
Empecé a flotar adentro de la cabina. Tenía ante mi una perspectiva simultánea: los árboles al ras que parecían permitir el aterrizaje y desde arriba una masa compacta imposible de atravesar. Parecía un disparate pero era lo que había.
No recuerdo más, salí volando y llegué a tierra, intacta.
Había perdido todo. Decidí ir a casa de mis padres, estaba enfrente.
No tenía plata ni llaves ni nada, no había cómo entrar.
Seguí mi camino, crucé la plaza había una aglomeración en la esquina de enfrente.
Entonces era ahí donde había caído el avión?
Yo ya estaba en otra cosa..
Lo confirmé pero no quise acercarme ni ver los hierros retorcidos, nunca supe qué come la gente que se arremolina alrededor del dolor.
Un hombre me siguió insistía en contarme con detalles describiendo los despojos. Me fui.

...

Cómo algunas personas en determinadas situaciones te disparan ciertos resortes y te devuelven violentamente a un territorio que abandonaste hace mucho tiempo.
No querés más.
Persistencia del recuerdo? No hay dolor ni alegría. No hay otro lado.
Está todo ahí simultáneamente.
Escribir un sueño o comunicar cualquier cosa que percibís es hacer el pasaje
entre un campo y otro.

Pero eso es tema de otra charla.






imagen



<< # .::bitácoras ¿? >>