caja negra



mensajes anteriores


Pitas.com
bitacoras.net

nadakedecir*

korochi industrias

Antiblog

la mentira

neurosis total

sonrisa de tequila

eckell.com

mariano gistaín


mensajes
a caja negra

 


1 septiembre 2002 -


Qué hacer?

Alguien le preguntó
- Qué vas a hacer con esa pintura?
- Tengo varias ideas pero voy a ver qué hace mi mano.

...

No hay porqué creer
que otra vez lo mismo!
Porqué temer, qué va a pasar?
Salvo que crea tranquilizarme al decir
Ya sé lo que me espera.

...

Condimento

En esta ensalada que en todos hay
de esto aquello y lo de más allá,
simetría, apego
vaivenes entre lo que muestro
y lo que oculto
volvió la idea de intentar todos los días
dedicar un rato a tirar
papeles viejos, pensamientos

Ese sos vos le dije
mirando esa imagen
monolítica, encerrada.
- Si, pero no me gusta, contestó

No me gusta esto o aquello me pregunto porqué
Porque duele?
Primero reírse, lo más duro
para qué ser artista si no para ver

Bloquear la fuente, no saber
si muevo algo se derrumba todo.
Castillo de naipes cada imagen
Fugaz como los árboles
se van apurados
cuando los veo desde el tren

Guardar la vida en segmentos
Enhebrar escena tras escena
Tan solo
el pensamiento tiene consecuencias
No hay más remedio, tomar decisiones
Una tras otra
Adonde nos lleva?

...

Profesor & alumna

Entró con ella como si fueran amigos
Anunció su proyecto
Yo pregunté cual es el guión


...

Ese sueño pesa

Una antigua mansión de San Telmo la casa en que vivía,
decadente como las que había visto en la Habana.
Intentaba poner orden, un orden imposible.
Imposible diferenciar las cosas de los recuerdos.
También sabía que ese sentimiento no solo pertenecía a ese sueño.

Encontró un mueble vacío y decidió desparramar joyas,
chucherias que nunca había usado y no usaría pequeños objetos
de los cuales se había olvidado.
Aparecieron como tesoros reflotados de un navío hundido hacía tiempo.

Un ruido difícil de identificar fue desplazando su atención
hasta que decidió abandonar lo que tenía entre manos.
Recorrió la casa, los tres piso, el fondo. Sintió un crepitar desde el sótano.
Las llamas venían desde abajo.

Con frialdad, casi diría que ya sabía lo que estaba ocurriendo
como si fuera inevitable decidió pedir ayuda.
Al mismo tiempo que repasaba los movimientos posibles los iba descartando.
Qué rescatar, qué tiempo tenía?

Los cuadros arriba en el último piso eran grandes, imposible bajarlos sola.
Valdría la pena?
Tendría tiempo de completar la acción?
Quedaría atrapada por el fuego. Decidió dejarlos y terminar lo que había comenzado.
Volver a tirar todo y ponerlo en las cajas que todavía estaban ahí.
En un instante todo fue caos otra vez.

El peso de la historia. Arrastrar tanta materia.
Cada imagen una parte de su vida que siempre quiso dejar atrás.
Convertir cada escena en una imagen verla, ofrecerla, comunicar.
Ya cumplió su función.
En un instante todo fue caos otra vez.
Ese sueño pesa tanto como ese sentimiento de precariedad
que nos lleva a arrastrar logros, cocardas y recuerdos en el intento de probar
que nuestra vida tiene sentido.

...

Perfil

Visitó en sueños a MT en su casa de Palermo Chico.
No fue ella quien la recibió, sabía que estaba pero no se dejaba ver.
Había llegado desde no sé donde con su ex, pero entró sola.
La hicieron pasar a un cuarto, de plancha sería? No le resultaba clara la función.
Llamó su atención algo como un enorme cuadro vacío que cubría toda la pared.

Fue MT quien le mostró más tarde el artefacto en acción?
No podía recordarlo.
Se trataba de una estructura que casi pasaba inadvertida
ya que no tenía más que unos centímetros de espesor.
Al accionar una palanca se separaba de la pared y desplegaba su contenido.
Se podía ver en su interior todo tipo de objetos de uso cotidiano,
zapatos medias etc. etc. dispuestos en orden.
Y luego volver a su anterior compresión mediante un mínimo movimiento.

Vio a su madre en el perfil de MT agachada sobre la mesa.
Se lo dijo pero sintió que ella no la entendía.

Recordó con culpa a su ex que había quedado afuera.
Hacía frío y era de noche.
Cuando salió a buscarlo lo vio radiante como el día
con un carrito llenos de flores,
más ramas en sus brazos que había recogido en las calles del barrio.
Yo también quiero!
Me alcanzó una bastante raquítica y señalando la gente
que caminaba por la calle me dio a entender que estaba prohibido.

Al entrar no era él sino su hija quien la acompañaba.
Le había prometido mostrarle la casa pero una vez en el último piso
sintió la fragilidad de la barandilla que su hija sacudía como queriendo arrancarla.
. Antes de que lograra su propósito logró disuadirla y huir.

También las escaleras le producían vértigo.
Había de todos los tipos: de caracol, escalinatas, una de ellas le recordó
el subte de Londres donde perdió el equilibrio.
Casi se desbarranca con bebé y equipaje.

Cuando MT le mostró el placard la pequeña pulsó la manivela con entusiasmo.
Después de varias vueltas se abrió y se vio todo su contenido compactado
como recién salido de un lavarropas.
Ella pudo ver la memoria comprimiendo el pasado para siempre vivo
guardado en lugares que se olvidan.


<< # .::bitácoras ¿? >>