caja negra



mensajes anteriores


Pitas.com
bitacoras.net

nadakedecir*

korochi industrias

Antiblog

la mentira

neurosis total

sonrisa de tequila

eckell.com

mariano gistaín


mensajes
a caja negra

 


jueves 28 de noviembre 2002 - 08:14 p.m.



El contó que cuando se tiró por primera vez no sintió que caía.
Describió el silencio y también la recomendación de los instructores:
atender a las rutinas aprendidas y no distraerse.

Algo hizo eco en mí. Volví a ese lugar que nunca se borró.
No sé, tenía entre ocho o diez años, jugaba todo el día en el agua
saltaba desde lo alto del trampolín nadaba buceaba.
El mejor lugar era el fondo.

En ese silencio transparente apenas te mece el agua
desaparece el mundo conocido.
Podría quedarme siempre ahí flotando en el fondo de la pileta.
No necesito nada más.

Una alarma dentro mío rompe esa quietud extática.
Cambia el dial vuelvo a mi cuerpo en pánico mis pulmones parecen estallar
nadar desesperado me lleva violentamente hacia arriba. parece que no llego.

Años después un amigo que practicaba buceo me contó que había que seguir
con toda atención las técnicas respiratorias aprendidas durante el entrenamiento
porque era frecuente la tendencia a quedarse en lo profundo.

Creo que es parte de la experiencia humana la necesidad de conectar espacios
en los que no hay parámetros.
Tal vez sean estos espacios que al dejarnos entrever otras realidades
nos den otra dimensión de nuestra vida.

Es cierto que es un filo peligroso.
También sé que vuelvo a sentir que la vida se defiende sola.
Pero esto es tema de otra charla.



<< # .::bitácoras ¿? >>